Buscar este blog

miércoles, 27 de junio de 2018

Viajes a los SUEÑOS BRAVOS. Ganadería de AURELIO HERNANDO




 AÑOJOS. Espectaculares capas que lucen estos añojos. Incluso hay un ensabanao, capirote en jabonero. Saltos atrás, en palabras del ganadero.





NOVILLOS. Novillada para este año







 Se coloron estos "añojitos"

 Más Novillos para esta temporada










 Aurelio Hernando a caballo

 Aurelio Hernando y Jesús Pérez

  T O R O S . T O R O S . T O R O S . T O R O S. T O R O S . T O R O S. T O R O S. T O R O S.











 Ruiz Manuel y el alumno de la Escuela Municipal Taurina de Almería, Jorge Martínez








domingo, 29 de abril de 2018

¿Es "SALTILLO" un Encaste Fundacional oculto?


 A propósito del conocido y siempre repetido origen del toro de “saltillo”, perteneciente al árbol “vistahermosa”, me gustaría hacer una reflexión acerca de este controvertido origen.
 Con una simple mirada a un toro de “murube” y otra a un toro de “saltillo”, vemos que son dos toros totalmente diferentes en cuanto a su conformación morfológica. Si entramos en su comportamiento durante la lidia, muchísimo más. Nada que ver el uno con el otro. Entonces, como es posible que pertenezcan al mismo árbol genealógico, cuando las diferencias son tan notables.


 Voy a exponer dos teorías, la primera la escribe André Viard en Tierras Taurinas nº 2, dice así: 
Juan de Lesaka, padre de Pedro José Picavea de Lesaca, cuando viene a tierras de Utrera pudo haber traído ganado de casta “navarra”, que su hijo Pedro José, cruzó con lo comprado a Salvador Barea, procedente de los Condes de Vistahermosa. Victorino Martín García, parece ser que también es de esta opinión. Nada que objetar, posiblemente pudo haber sido así. Pero no se encuentran dehesas arrendadas ni en propiedad de este Juan de Lesaka, por tanto ¿Dónde estuvieron esos toros navarricos pastando?

 


Hay otra teoría, la que yo expongo, basándome en el libro “Ganaderías de Lidia y Ganaderos. Historia y economía de los toros de lidia en España” de Antonio Luis López Martínez,  editado en 2002 por la Fundación de Estudios Taurinos de Sevilla.
            En primer lugar dice el autor, que en el inventario de bienes tras el fallecimiento de Pedro José Picavea de Lesaca, figuran una serie de animales: cochinos, bueyes, ganado cerril, toros de más de 3 años…y curiosamente “dos toros de más edad de la casta “Varela”. La pregunta es lógica ¿Qué hacían esos dos toros de más edad, que no se lidiaban y además eran de otra casta distinta? ¿Le dio tiempo a Pedro José Picavea de preparar su alquimia ganadera con esos dos toros,  para darle su propia personalidad a sus ganados bravos? Lo cierto es, que como nos dice D.Luis Uriarte en su libro “El Toro de Lidia Español. Ensayo de revisión histórica de las ganaderías en su origen” en el lecho de muerte Pedro José Picavea de Lesaca “le insiste mucho a su mujer e hijo en que no crucen la vacada que van a heredar con ninguna otra”  ¿Por qué tanto insistencia e interés en que no crucen?



  Para terminar, decir que casta “Varela” podrían ser ganados de Domingo Varela, ganadero de Medina Sidonia que fundó ganadería en 1817 con ganados de Cabrera, que cruzó con Vistahermosa y con ganado del Marqués de Casa Ulloa, o bien, Agustín Varela que tiene sus tierras en el término de Dos Hermanas, colindantes con el término de Utrera donde se ubican las de Pedro José Picabea de Lesaca . Por tanto es lógico pensar, que se conocerían y se prestarían servicios de buena vecindad. Este ganadero tenía 80 toros para la lidia  en 1819.
                                     Lo que hizo Pedro José Picavea de Lesaca, podría haber sido un                                      “Encaste fundacional que ha estado y sigue oculto”